Hay un muerto en mi cama



Deliciosa comedia de enredo dirigida por Carl Reiner en 1990 y en la que figura como atriz principal Kristie Alley, la cual es conocida por sus interpretaciones en la serie televisiva Cheers.

Una mujer esta casada con un médico perteneciente a una prestigiosa familia de médicos. Hay un cierto distanciamiento en este matrimonio ya que el marido dedica más esfuerzo a su trabajo y a su relación con su familia dejando de lado sus obligaciones conyugales. La familia de este médico margina e humilla descaradamente a esta mujer.

La mujer, influenciada por su hermana, decide tener una aventura romántica con otro hombre en vistas de que su marido no le hace caso. Disfruta tanto como nunca lo hubiese hecho, tal es así que este hombre acaba siendo víctima mortal de un placer sexual desmesurado. Por otra parte, esta mujer se da cuenta después de que el hombre al que había matado de placer era su cuñado, al cual estaban esperándolo toda su familia para darle una fiesta de bienvenida después de una larga ausencia.

Puede ser que alguien considere a esta película como una de serie B. La típica para pasar el rato viendo la televisión después de la comida sin pretensiones de considerarse obra magistral del cine. Pero esta película subliminalmente tiene un mensaje bíblico oculto. Se dice que Jesucristo murió en la cruz para salvarnos de nuestros pecados. Por similitud podemos decir que hay alguien que después de una larga ausencia vinó de muy lejos para que con su muerte en una cama se salvara el matrimonio de su hermano y su cuñada. El hermano de la víctima mortal después de conocer el hecho de aventura extramatrimonial de su mujer se dió cuenta que la estaba infravalorando, que le estaba haciendo más caso a su prestigiosa familia de médicos. A partir de ese hecho este hombre cambió su actitud y por lo tanto la muerte de su hermano sirvió para algo. Y no sólo eso, con esta muerte se resolviéron otros temas menores como la de que la hermana de la protagonista tuviera por fin una relación estable con un buen policia, el cual fue ascendido de rango, y también sirvió para que el hermano del policia tuviera una cierta estabilidad laboral.