Desayuno con diamantes




Blake Edwars es conocido por dirigir comedias interpretadas por Peter Seller, principalmente las relacionadas con la Pantera Rosa. Pero en 1961 dejó aparcado la comedia para dirigir esta estupenda película romántica e interpretada por la bella, aunque escualida, Audrey Hepburn y por George Peppard que años más tarde sera conocido como Hannibal, el comandante del Equipo A. En el elenco de actores también tenemos al aristocrata español José Luis de Vilallonga que interpreta el papel de un multimillonario brasileño que esta temeroso de como afectaría a su reputación el casarse con la protagonista.

La película empieza con la estupenda banda sonora de Henry Mancini “Moon River” y en el que se puede ver a la protagonista tomando un ligero desayuno mientras comtempla un escaparte de la lujosa joyería Tiffanys. Un lujo inalcanzable para ella, pero la ilusión esta ahí. Tal vez en un futuro encuentre un millonario con el que se case y así cumplir su sueño de grandeza. Pero no lo encuentra, porque en el ambiente en el que se mueve hay muchos millonarios, pero sólo es la fachada. Muchos de estos ni son millonarios, ni son nada, estan en la ruina o tienen inmensas deudas. Como dije antes el que verdaderamente es multimillonario es el brasileño interpretado por Juan Luis de Vilallonga, pero esta temeroso porque el relacionarse con una mujer de vida alocada y desenfrenada podría afectar a su reputación.






Tenemos, por último, al vecino de dicha mujer, el cual es un humilde y sencillo escritor. Esta tan enamorada de su vecina que deja a su novia la cual es una acomodada diseñadora. Pero su conciencia dice que tiene que ayudar a su descarriada vecina para guiarle por el camino recto

Escucha la banda sonora de esta película




.



Esta película, al igual que otras películas del siglo XX, la puedes ver completa online aquí:

3 comentarios:

Ana Laura dijo...

Siempre me encantó 'Desayuno en Tiffanys', la veo cada vez que la pasan y no me canso. Lindo blog. Saludos

David C. dijo...

Audrey encantadora. Buen drama para verse.

Anónimo dijo...

El análisis dista mucho de la película, si bien es comprensible porque hay que leer entre líneas...o el libro de Capote. Ella es prostituta, y él también, gigoló, mientras no pueden vivir de sus respectivos sueños, un marido y escribir.